El Gobierno revisará la orden ministerial que permitirá recuperar la cotización de aquellos alumnos que en el pasado realizaron prácticas formativas, académicas externas o estudios oficiales de doctorado en programas de formación de naturaleza investigadora. Así lo han avanzado los sindicatos tras la reunión de la mesa de pensiones formalizada esta tarde. El principal motivo son los costes derivados de la normativa aplicada, que además ‘se olvida’ de los investigadores o profesionales en prácticas remuneradas anteriores a 2006.

El nuevo esquema de cotización propuesto por el Gobierno tiene un gran punto de desencuentro con los sindicatos: el coste para quienes soliciten la recuperación de los años cotizados. La normativa detalla que quienes quieran convalidar un periodo de trabajo no cotizado tendrán que abonar la base mínima de cotización de 2024 con un coeficiente reductor del 0,77, independientemente de cuándo realizaron esas prácticas y cuál era la base de referencia entonces.

Es decir, abonan el equivalente al 0,23% de una base mínima de 1.323 euros. Cada mes que quiera recuperar el trabajador que hizo prácticas tendría un coste de unos 300 euros a cargo del antiguo becario, independientemente del año en el que hizo esas prácticas y cuál era la base mínima de referencia entonces.