En la actualidad, la combinación de formación académica y práctica es esencial para acceder al ámbito laboral. Los certificados de profesionalidad, ubicados en el grado C del catálogo nacional de competencias, juegan un papel esencial en el desarrollo educativo y profesional. Estos certificados validan habilidades y conocimientos, ofreciendo una vía efectiva para ingresar al mercado laboral o avanzar en la carrera profesional.

Los certificados de profesionalidad tienen una duración que varía entre 300 y 900 horas, dependiendo del nivel de certificación. Con niveles que van del 1 al 3, el acceso se adapta a diferentes niveles académicos, desde no requerir requisitos específicos hasta exigir el título de Técnico, de Bachiller o equivalente. Este enfoque estructurado permite a los profesionales adaptar su formación a sus necesidades y aspiraciones, proporcionando una variedad flexible de oportunidades educativas y laborales.

En Coremsa Formación, firma de ámbito nacional y con una dilatada experiencia en el sector educativo, destacan la relevancia de los certificados de profesionalidad en un entorno tan cambiante como el actual. Asimismo, observan una clara tendencia hacia la regularización profesional en todos los sectores y destacan el ámbito de la salud y el deporte. Esta necesidad de formación reglada no solo responde a la creciente demanda de profesionales altamente cualificados en estos sectores, sino que también busca garantizar la seguridad y la calidad de los servicios ofrecidos a los clientes. Estos cursos proporcionan a los profesionales las habilidades técnicas y conocimientos necesarios para desempeñar sus funciones de manera competente y ética.