Ya hay más de medio millón de estudiantes realizando prácticas no remuneradas dados de alta en los registros de la Seguridad Social. Se trata de más de 500.000 becarios cotizando para quienes este tiempo que estén dados de alta cuenta de cara al cómputo de años que hay que trabajar para tener derecho a una pensión. Así lo ha anunciado este lunes la ministra de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, Elma Saiz durante su comparecencia en la comisión del Pacto de Toledo en el Congreso de los Diputados. Saiz ha comparecido ante este foro por primera vez desde que juró el cargo el pasado noviembre.

La reforma de las pensiones aprobada el año pasado con José Luis Escrivá a los mandos de la Seguridad Social consagraba el derecho de los becarios que no reciben ayuda económica por sus prácticas a que se les reconozcan esos periodos como cotizados. Sin embargo, esta disposición no entró en vigor hasta enero de este año después de experimentar varios retrasos provocados en parte por las presiones de las universidades, contrarias a la medida.