La nueva ley de Formación Profesional (FP) mejora la empleabilidad de los nuevos estudiantes y se adapta a sus necesidades. Este modelo educativo que se aprobó en 2022 y ya se está implantando por toda España ha sido desarrollado mano a mano con las empresas y permitirá a los trabajadores renovar sus conocimientos y poder compaginar su formación con su jornada laboral. Estos son algunos de los temas que se han discutido en el foro Efectos prácticos de la nueva Formación Profesional organizado por infoLibre este viernes. Jesús Maraña, director editorial, ha introducido el debate que ha estado moderado por la subdirectora del periódico Marta Jaenes y en el que distintos profesionales, instituciones y estudiantes han conversado sobre los retos que plantea la FP.

Jaenes ha conversado con la secretaria general de Formación Profesional del Ministerio de Educación, Clara Sanz López incidiendo en la falta de confianza en este modelo educativo que históricamente ha habido en España, y que se ha traducido en la falta de perfiles profesionales. Sanz ha aclarado que no solo faltan los perfiles más punteros, sino que faltan profesionales de todo tipo, pero especialmente perfiles técnicos. Sanz también ha insistido en que el nuevo plan educativo piensa tanto en los alumnos que se incorporan por primera vez a la formación como en aquellos trabajadores que necesitan ampliar sus competencias. De hecho, el nuevo itinerario ha permitido duplicar el número de trabajadores que continúan formándose.