El arraigo para la formación, regulado en el artículo 124.4 del Reglamento de Extranjería (en adelante, RLOEX), es una autorización que permite residir a la persona solicitante en España durante 12 meses (con la posibilidad de prorrogar esa duración por hasta 12 meses más), con la condición de que supere una formación y posteriormente presente un contrato de trabajo relacionado con la titulación obtenida.

En cuanto a los requisitos para esta nueva autorización, se simplifica la documentación a aportar, siendo suficiente con:

  • acreditar la permanencia en España durante un mínimo de 2 años,
  • carecer de antecedentes penales en los países en los que haya residido en los últimos 5 años,
  • comprometerse a la realización de una formación
  • y una vez finalizada la formación, para poder continuar residiendo en España, se deberá aportar un contrato de trabajo y abonar una tasa.

Una de las claves de esta autorización y que, sin duda, provoca más dudas es la tipología de titulaciones aceptadas. Por un lado, el RLOEX no especifica la duración que debe tener la formación, pero sí que exige que consista en un certificado de profesionalidad (como el certificado de técnico en atención sociosanitaria a personas dependientes en domicilio, o el de auxiliar de recepción de alojamientos turísticos) o una formación reglada para el empleo que conduzca a un título que habilite a desarrollar una actividad en concreto (como operador de grúa o instalador de gas), o una formación promovida por los Servicios Públicos de Empleo que estén incluidas en el Catálogo de Especialidades Formativas regulado en la orden TMS/283/2019 de 12 de marzo (como la especialidad de jardinería o diseño gráfico, por ejemplo). Por otro lado, serán válidas igualmente la formación impartida en universidades.